Datos personales

Mi foto

  1. Cartagenero de pura cepa. Estudiante con planes de futuro.
  2. Mi eslogan: A veces en la vida hay que saber luchar no sólo sin miedo, sino también sin esperanza.

martes, 20 de mayo de 2014

Aunque pasen los años y tú te hayas ido.





Ojalá los buenos momentos

amaneciesen todos los días, 

para poder escalarlos contigo, 

aunque haga pasen los años

y tú te hayas ido.


Ojalá pudiese mirarte a los ojos

y hablarte con ellos, de las cosas

que se quedaron en mitad del 

                camino.


Y rozar tu cintura, apartando las

 piedras que cortaron el paso,

aunque pasen los años y tú te 

               hayas ido...


Ojalá mis manos pudieran curar

tus heridas, y las tuyas las mías,

y olvidar los reproches, el orgullo 

          que hemos tenido.


Y observarte durmiendo, aunque 

 pasen los años y  tú te hayas ido.



domingo, 18 de mayo de 2014

¿Y si hubieras encontrado al amor de tu vida... Y lo hubieras olvidado?




Oigo una canción mientras quedo dormido, 

y me pone triste esa canción que oigo, 

y tal vez sea porque ya la he vivido. 

O tal vez no.


Oigo una canción que desenvuelve en mí

los recuerdos del olvido, que me hace 

temblar y notar que los dedos me queman, 

y no de calor, sino de frío.


Quizá me vuelva a hablar de amor esa

canción un día, y se acelere el ritmo

de mi corazón al oír aquella voz unida,

al violín, al piano, y a la rima.


Y tal vez, preocupado, tiemble

 de nuevo por haberte olvidado...



No sé como es él, pero tampoco me importa.




Pasa el tiempo cariño, y algunas voces me han dicho

que tu piel se refugia en unos brazos opuestos a los 

míos. 

Tal vez lo supuse aquel día que decidimos alejarnos.


No sé cómo es él, pero tampoco me importa. 

No sé si te besará mientras camina, o si morderá 

tus labios cuando te besa.

No me interesa su nombre, ni tampoco lo que hace 

contigo.

Lo mismo te ha escrito ya alguna carta, y te ha dicho 

que tienes los ojos más bellos que ha visto.

O te ha relagado una rosa con algún perfume

caro que a él le guste, o el amanecer que siempre soñaste. 

No sé si estrechará su mano por tu mejilla, si se 

abrazará a ti al despedirse, o si te habrá visto llorar. 

Tampoco sé si enfadará contigo a menudo, si te hará cosquillas 

después de hacer el amor, o si dará gracias a Dios por haberte 

conocido.

Sólo sé, que él no podrá escribirte como yo porque

 nunca te ha perdido.



lunes, 5 de mayo de 2014

Y como se escapa el otoño nos llega el verano, tan rápido y tan sencillo con su calor y su fuerte carisma.



Vuelve el verano y las horas 

de luz intensa, volverá la brisa 

en la arena y las tímidas

voces que empujan al viento.


Volverán los chapuzones,

y como en cualquier verano,

nacerán los amores que

el invierno no deja.


Y miraré de nuevo en aquel 

balcón que días tras día

dejabas abierto, donde te

secabas el pelo antes de 

mirarte al espejo.


Volverán las mañanas pisando 

la mar cristalina, y leyendo el 

periódico o escribiendo una rima,

fotografiaré ocasos mientras

la gente pesca en la orilla.


Observaré los veleros partir,

desplegando sus alas,

sin rumbo, sin fin...


Y sabré de repente

donde empieza el verano,

yo, que solo he sabido

donde acaba el amor.


martes, 4 de marzo de 2014

Tal vez mañana, nos una de nuevo el azar.


Tal vez, un día me recuerdes

cuando te hagan reír o

te hablen de amar.


Tal vez me recuerdes en algún

poema de amor, o en la letra

de una canción.


En ese café cotidiano de una terraza

cualquiera, o en una noche de verano

tumbada en la arena.


Tal vez me recuerdes cuando 

el sol acaricie tu pelo, y quizás

también, cuando digas te quiero.


Tal vez mañana, nos una

de nuevo el azar.



viernes, 28 de febrero de 2014

A veces me pregunto: qué será de ella.


A veces me pregunto: qué habrá 

sido de la mujer aquella que miraba

sin cansarme, y que ahora, para mirarla

he de cerrar los ojos y pensar en ella.


Me pregunto: qué será de esos 

pequeños lunares que habitaban 

en su espalda, de sus pequeñas 

orejas en donde más de una vez 

he susurrado, o de aquella risa 

que de vez en cuando oigo sin oírla.


Y no sé qué es de ella, y me 

pregunto a menudo por su vida,

si sigue tal y como era o si piensa 

en mí como yo pienso en ella.


A veces me pregunto: qué será de sus 

manos frías, si seguirán estando 

solas o si otras le estarán haciendo 

compañía.



jueves, 19 de diciembre de 2013

No soporto seguir sin ti, ni la palabra olvido.


Te pido que te quedes y vuelves en la noche, 

cuando ya te has ido. 

Vuelves, y reluces cómo una estrella que navega

en mis sueños profundos y que se estrella cuando 

me despierto.


A veces pido que te vayas para quedarme tranquilo,

y no cargar en mi espalda el haberte perdido.


Ya ni sé por qué te pienso y menos sé por 

qué te escribo

Sólo sé que a veces vuelve ese recuerdo, 

y desliza tu voz sobre mi oído.




lunes, 3 de junio de 2013

Canción a la mujer lejana.





En ti recuerdo una mujer lejana, 

lejana de mi amor y de mi vida. 

A la vez diferente y parecida, 

como el atardecer y la mañana. 


En ti despierta esa mujer que duerme 

con tantas semejanzas misteriosas 

que muchas veces te pregunto cosas 

que solo ella podría responderme. 


Y te digo que es bella, porque es bella, 

pero no se decir, cuando lo digo, 

si pienso en ella porque estoy contigo 

o estoy contigo por pensar en ella. 


Y sin embargo si el azar mañana 

me enfrenta con ella de repente 

no seguiría a la mujer ausente 

por retener a la mujer cercana. 


Y sin amarte mas, pero tampoco 

sin separar tu mano de la mía, 

al verla simplemente te diría: 

"Esa mujer se te parece un poco".


                                                                                    Autor: José Ángel Buesa.